Y llega el día...

Sabes que has encontrado a la persona con quien quieres compartir el resto de tu vida, esa persona que te completa, a su lado nada es imposible, te apoya, te soporta, te hace reir y  en los momentos malos consigue levantarte. Esa persona por quién cambiarías noches enteras de discoteca por noches pegados en el sofá de casa viendo películas y comiendo chuches y palomitas. Ahora vuestra vida ha cambiado, y estais más seguros que nunca de lo que quereís. Porque la felicidad es algo que aparece y juntos la multiplicais. Ahora quereís celebrar con todos vuestros familiares y amigos vuestra unión, gritar a los cuatro vientos lo felices que sois.

Yo de pequeña siempre soñaba con mi vestido de novia, me encantan las bodas. Ahora gracias a mi trabajo formo parte de muchas de ellas.

Tengo un trabajo precioso, artístico, creativo,  sentimental, vivo casi en primera persona vuestra unión.

Me emociono muchísimo cuando os veo ese día; tan maravillosamente perfectos, temblorosos, nerviosos, tímidos ...deseando que llegue la hora para dar el sí quiero. Y cuando llega el momento en el que teneis a esa persona delante, tan especial para vosotros, vuestros ojos brillan. Ese momento es único. De repente se que los nervios desaparecen, ahora no hay nervios solo hay satisfacción. Estais muy contentos de que en vuestro camino haya aparecido ese alguien por el que ahora todo tiene sentido. 

 

Vuestra historia es única y merece el mejor de los recuerdos.